CUEREADO Y CONSERVADO DE LA PIEL Y EL CUERO
DE LAS PATAS DEL ÑANDÚ


Gentileza de: AUCRIÑA - Asociación Uruguaya de Criadores del Ñandú

Consejos Prácticos

Cómo realizar el cuereado y conservado de la piel y del cuero de las patas del Ñandú.
Para un criador, la muerte de uno de sus animales, es uno de los momentos más amargos de su labor productiva.
En nuestro caso, esto se ve acentuado, por el valor de los ñandúes. Desde el comienzo los productores por desconocimiento, como forma de evitar enfrentarse al hecho o tratando de encontrar las causas: hemos descuidado el aprovechamiento de la piel y del cuero del animal.
Hoy día, ya contamos con la técnica necesaria para poder obtener el producto y conservarlo hasta la etapa de su comercialización. Vengan pues, algunos consejos prácticos de, cómo hacerlo:

  1. CUEREADO:
    El gráfico siguiente muestra el camino a seguir para que el corte efectuado logre un buen aprovechamiento en Pietaje y una buena categorización por el comprador.

El cuereado, similar en técnica al del ovino, debe de realizarse utilizando el cuchillo solamente para las aperturas y las manos (puños) para el despegue.
Descripción:
Antes de dar comienzo al procedimiento, recomendamos colgar al animal de las patas (individualmente), amarrándolas en la unión con los dedos.
Luego de colgado, procedemos a podar las alas utilizando tijera o cuchillo.
Recomendamos ser cuidadosos en este procedimiento y no dejar ninguna astilla de hueso en las puntas, ya que esto podría ocasionar rupturas en la piel al proceder luego a retirarla por ese lugar.

  1. Procedemos a realizar el corte de circunvalación de la cloaca del animal.

  2. Realizamos el corte de los muslos, que comienza al inicio de los mismos y por el lado interior se desliza hasta encontrarse con el corte principal.

  3. Realizamos el corte vertical, que comienza en la cloaca y termina al final del cuello (garganta).

A partir de este momento dónde las incisiones principales fueron realizadas, comenzamos a despegar la piel hacia abajo, partiendo de la apertura realizada en la cloaca.
Continuamos luego por los muslos y al llegar a las alas, procedemos a desenfundar la piel hacía afuera (quedarán dos orificios) y continuamos hacía abajo hasta sacarla definitivamente por el cuello.

  1. Para obtener el cuero, primero debemos realizar un corte circular en la parte superior de la pata.

  2. Luego por el lado anterior realizar una apertura vertical hasta la base de los dedos.

  3. Realizar una incisión a partir de la base de la uña hasta la unión con el corte vertical en cada uno de los dedos; procedemos entonces a despegar desde arriba el cuero.

A continuación debemos tratar de lograr un desgrasado lo más completo posible, con la cautela necesaria para no dañar y sobre todo no "afinar piel" (errores que se pagan caros a la hora del teñido de las mismas); recordando siempre que la grasa es uno de los elementos que más perjudican la etapa siguiente, que es la de lograr una buena conservación del producto.

  1. CONSERVACIÓN:
    Luego del procedimiento anterior, se debe proceder al lavado profundo, con agua corriente, de las pieles y los cueros. El próximo paso, consiste en preparar en un recipiente de volumen adecuado al de los cueros y pieles a tratar, una solución salina saturada y sumergidos durante el lapso de por lo menos 24 horas.

FORMULA SUGERIDA

1 kg. de Sal

3 lts. De Agua limpia

6 cc. de Prevenzol Z (Bayer)

  1. ESCURRIDO:
    A continuación, luego del tiempo de inmersión sugerido, procedemos al escurrido del producto; tratando en lo posible de que el mismo se realice a la sombra y al resguardo del rocío (este procedimiento, debe de ocupar un mínimo de 30 minutos, recordando siempre que la piel o el cuero no deben de secarse).

  2. SALAR:
    Al finalizar e1 procedimiento anterior, debemos realizar el salado de las pieles y cueros. El mismo debe de realizarse utilizando sal gruesa en abundancia (sal industrial en bolsas de 50 kg.) cubriendo toda la superficie de los mismos y tratando de lograr una capa uniforme.

  3. ESTIVAR:
    Este es el último, pero no menos importante de los pasos a seguir.
    Existen usualmente dos formas de realizarlo. La primera es similar a la utilizada con ovinos en las Estancias y consiste en apilar las pieles y los cueros enfrentados sus interiores. En el caso de las pieles por ejemplo, se coloca la primera con las plumas hacia abajo y la siguiente con las mismas hacia arriba; y así sucesivamente.
    Otro procedimiento menos común, pero no menos práctico cuando se tratan pocas piezas, consiste en doblarlos sobre si mismos (quedando en el caso de las pieles las plumas en la parte exterior) y de esta manera proceder a apilados.
    Por último, es muy importante el apoyarlos sobre rejillas (plásticas o de madera) aéreas; para que puedan de ésta manera seguir desarrollando el proceso de oreado. Caso contrario, es muy frecuente que perdamos las piezas que colocamos, primero (debajo) al recoger la decantación de las que están encima. Recordemos siempre que las pieles y los cueros, deben de permanecer "siempre" cubiertos de sal y "nunca" deben "secarse", para no absorber la grasa que imposibilitará un buen curtido posterior.


<<<Regresar a Pieles Exóticas>>>

  info@cueronet.com
Puede enviarnos cualquier mensaje o sugerencia

Copyright © Cueronet.com
Reservados todos los derechos.